La Abadía Del Crimen – Jugando El Clásico En 2021

La Abadía Del Crimen – Jugando El Clásico En 2021

He de reconocer que “La Abadía del Crimen” me despertaba cierta curiosidad desde hace años, a nivel de cultura videojueguil, porque siempre lo han catalogado como referente de la época dorada de la creación de videojuegos en España. Desde el original (MSX, Spectrum 128, Amstrad CPC, PC) han salido muchas versiones, en intentos de adaptarlo a nuevos sistemas mas modernos, como Windows, GB Advance o móviles Nokia, así como traducirlo a otros idiomas para que el juego llegue a más gente que no pudo conocerlo en su día. 

 Aunque el original fue un éxito a nivel de crítica, no se vio así reflejado a nivel de público. Esto vino motivado por varios factores, por un lado que no se lanzó para la plataforma mayoritaria que había en el momento (Spectrum 48k) y además era muy complicado de piratear.

También tuvo problemas para lanzarse en el mercado anglosajón ya que al usar la vista isométrica lo consideraban plagio de otros títulos que habían salido previamente con este sistema de representación en pantalla. Ahora puede parecer una tontería, pero entonces la inmensa mayoría de juegos eran en 2D y esta forma de representar el entorno era muy poco habitual, por lo cual, ninguna distribuidora se la quiso jugar allí.  Además, la gran mayoría de jugadores, que eran muy jóvenes, de primeras no encontraban aliciente en una historia de monjes, donde te obligaban a hacer cosas tan aburridas como ir a misa. 

 Todo esto junto con una dificultad alta y un ritmo de juego más pausado que no era el que abundaba en la época hizo que de primeras ya fuese un juego de nicho. El caso es que había gente que lo jugaba, le gustaba y con el paso del tiempo seguían manteniendo un buen recuerdo del mismo, como asociaciones de jugadores de plataformas clásicas que han ido generando ese sentimiento de que es una obra de culto. 

Versión clásica
El juego clásico

Versión Clásica

Hay que reconocer que “La abadía del crimen” original tenía un gran mérito, donde abundaban los juegos de plataformas, disparos, naves o acción pura y dura, aquí apostaron por un juego más pausado, con historia, y una gran ambientación, dándole un enfoque para un público incluso más adulto, siendo bastante pionero en este sentido.  

En el juego original podemos encontrar algunas partes negativas a día de hoy, la dificultad altísima que primaba en aquellos años hace que resulte muy difícil avanzar en la investigación, se dispone de muy poco tiempo entre las tareas obligatorias (ir a misa, la hora de comer, irte a dormir a tu hora), la barra de “obsequium” no se recarga, va disminuyendo si no cumples con las normas de la abadía, como ponerte en tu sitio exacto en la misa o la comida, si no sigues al abad cuando este te dice que lo hagas, si la barra se consume por completo se acaba el juego.  

Por otro lado, si no haces una cosa en un día concreto como coger un objeto que un monje ha dejado y ese objeto es necesario para la investigación ya no puedes finalizar la historia. Contabas con 7 días y había que usar mucho el prueba y error, además, si te pillaba el abad por la noche investigando en la abadía era el final de la partida. 

La orientación, mención especial para esto, es muy complicado orientarse. Los controles de tanque no ayudaban, la cámara fija cambiaba el ángulo entre pantallas, y esto resulta muy confuso inicialmente, porque con la vista isométrica, vas avanzando a lo que consideras abajo y al cambiar de pantalla el muñeco mira hacia arriba. Hasta que te hace “click” en la cabeza y empiezas a conocer el mapa, resulta muy confuso. Aquí para mi gusto patinaron, aunque el diseñador siempre lo ha defendido, yo creo que si todo el mundo se queja de que es confuso, pues hombre, reconócelo, que el sistema no fue el ideal.

Versión Extensum

“La Abadía del Crimen Extensum” es la versión que he jugado. Fue publicada en 2016 en Steam, es totalmente gratuita y considerada el remake definitivo. Esta versión además de la mejora gráfica general, cuenta con algunas diferencias que la hacen la más indicada para quien quiera jugar a este título a día de hoy.

Por un lado, se parece más a la película por la caracterización de los personajes y la forma en la que se recrea la muerte de los monjes. Además, tiente cierta casualización, el juego no es tan estricto con los horarios y el seguimiento del abad. Si tienes que hacer una tarea concreta en un día exacto, como encontrar un objeto para avanzar en la historia o hablar con un monje en un sitio puntual, hasta que no lo haces no avanza el tiempo, no se acaba el día. Esto permitirá más flexibilidad a la hora de explorar e investigar. 

Versión Extensum
La versión “Extensum”

Como puntos más destacables del juego estaría por un lado la ambientación, que está muy lograda, una vez has aprendido a orientarte y has interiorizado el cumplir con las tareas diarias . Además, la historia te va atrapando y sientes esa tensión en la abadía, donde parece que todos te ocultan cosas y no sabes quién puede ser el asesino.

A medida que vas avanzando se va disfrutando bastante. En ocasiones para descubrir pistas puedes seguir a ciertos monjes para observar qué hacen y cómo se comportan. Por ejemplo, no es normal que el bibliotecario esté por las cuadras o el cocinero esté dando vueltas por zonas alejadas de la cocina a determinadas horas.  

En general ha sido un proceso que he terminado disfrutando mucho y donde he podido ver las bondades que hacen que este sea un juego de culto. También hay bastante material como un libro, documentales y artículos que hablan sobre el contexto en el que se creó, la complejidad de su desarrollo, así como las distintas versiones posteriores que han ido saliendo.

Mención especial para el programador del juego original, Paco Menéndez, que hizo auténticas virguerías para conseguir meter todo el código en el poquísimo espacio que tenían los formatos físicos de entonces, y que recibió multitud de premios en reconocimiento a su trabajo en este juego. 

La verdad que ha sido todo un viaje tanto jugar como investigar sobre este fenómeno que fue “La Abadía del Crimen”, donde ahora sí, ratifico que es probablemente uno de los mejores juegos que se han creado en España. El hecho de si merece la pena jugarlo o no, es una cosa que ya depende de cada uno. De primeras aquel que se anime a probarlo que lo haga con la mente abierta, ya que los primeros compases del juego pueden ser confusos debido al sistema de cámaras y controles del personaje. Si pasamos esta barrera inicial, se convierte en un título que se puede disfrutar y puede servir a los más curiosos para saber de dónde venimos, además de para hacernos los culturetas y consumar un poco de postureo videojueguil después de haber jugado “La Abadía del Crimen”.

Compartir:

Escribe un comentario